La foto peronista

Todos los que hemos caminado siquiera un poco el mundo de la política sabemos que una foto tiene mil lecturas y habilita desasosiegos y esperanzas. No es poco habitual escuchar frases tales como…”a nosotros esta foto nos sirve más que tal o cuál cosa”….o…..”Esta es la foto que buscamos”…o alguna variación más o menos florida.

Es cierto que la fotografía, como ejercicio estético, reproduce y crea distintas sensaciones y pensamientos que no resultan difíciles de vincular con la escena política y, desde este argumento, la importancia supuesta de “la foto” recupera realismo, vigor y verosimilitud.

La imagen se expresa desde su propia voz. Pensemos, por un momento, qué quiere decirnos esta foto que reúne al ministro Boudou, a Hebe de Bonafini, a Fatala y a Horacio Gonzalez, y pretende hablar de la política en la Ciudad de Buenos Aires con claro reverbero nacional.

Mi primera tentación es esteticista, quiero mirar la foto con ojo atento y contar los pliegues, desarrollar esa narración que va desde los aplausos recíprocos de Boudou y Bonafini hasta el gesto distante de Gonzalez y la necesidad de hidratación de Fatala, que toma agua como quién debe digerir, pronto, algún momento difícil. Pero ¿qué queda si uno se sustrae a esta tentación y la reserva para imágenes más bellas?

Lo que queda es el profundo desprecio que el Gobierno tiene por la seriedad y la coherencia y se revela, además, el fundamental rechazo que tiene el peronismo hacia la Ciudad de Buenos Aires. De otro modo no puede explicarse esta foto, se requiere de un cinismo abrumador para juntar el esnobismo vulgar de uno con el carácter autoritario, retrógrado y violento de otra. Sin esa cuota de desprecio no se puede cobijar bajo el manto legitimador de otras fotos, la de los desaparecidos, ejercicios tan burlescos y descalificantes. ¿Qué habrá dicho Gonzalez en ese encuentro? ¿Qué palabras habrá utilizado? ¿Qué épica habrá adornado su presencia junto a sus compañeros de mesa?

La foto es contundente. Muestra el engranaje burlesco del Kirchnerismo en su versión porteña tanto como, en otras orillas, pueden hacerlo las declaraciones de Aníbal Fernández o de Pichetto. Los personajes de la foto están allí para demostrarnos que pueden hacer cualquier cosa, que saben cómo defender con el mismo entusiasmo cualquier posición con la única condición de su propia inclusión. Podrán ser neoliberales y sacarse fotos con representantes de las instituciones más perversas con el mismo énfasis con el que defienden una hipótesis de liberación nacional y popular. Como no creen en nada pueden creer en todo, y así nos lo hacen saber a cada rato, mientras, con el tono del falso educador, nos dicen cómo es que son realmente las cosas.

Trasladados al universo porteño, que aquí se sacó esta foto y que aquí quieren jugar el juego, es indispensable decir que esta Ciudad no necesita de más conservadurismo. Estamos gobernados desde hace mucho tiempo por conservadores (de distintos partidos pero igualmente conservadores) y es necesario recuperar algunas sensibilidades. Si el ejercicio alivianador de conciencias de odiar al macrismo termina en ejercicios cínicos y falsos, todo puede resultar peor. Ya sabemos qué sucede cuando se gobierna desde impostados progresismos.

Anuncios

16 comentarios en “La foto peronista

  1. Qué se yo. Si no me equivoco era un acto de entrega de viviendas sociales hechas por las Madres, una experiencia que vale la pena estudiar un poco y que no sé si tiene mucho de conservador. A menos que la pongamos en un plano de igualdad con las viviendas que no construye Macri, pero licita generosamente a través de la Corporación del Sur (licitaciones que ganan empresas misioneras, no sé si cierra el círculo o necesito explicarlo un poco más).
    No todo es lo mismo.

    Responder
  2. Fernando, claro que no todo es lo mismo, el punto es si utilizamos el matiz para confirmar lo que está y justificar lo que se hizo o mal o si acentuamos el matiz para mejorar. Desde mi punto de vista el cinismo que resume Boudou es descalificatorio. Tengo apilados argumentos que no daré, por respeto intelectual. Te agradezco siempre tu atenta participación, en el blog y en la política de la Ciudad.

    Responder
  3. Coincido plenamente con la lectura de la foto, cuya poderosa valencia semiótica, a mi entender, poco tiene que ver con el objetivo del acto.
    La capacidad para no tener ideas y, por lo tanto, apoyar la que sea no es una característica particular del kirchnerismo: se ha convertido en la nota saliente del peronismo en general, desde que Menem hiciera estallar por los aires todas las certezas identitarias del movimiento. Creo que, más allá de algunos jóvenes especialmente entusiastas que son siempre los mismos en todos lados y por eso parecen muchos y de algunos maduros setentistas, no existe nada parecido al kirchnerismo o, en todo caso, el vocablo sirve para denominar a un muy estrecho círculo político. Igual que antes el menemismo, pensado de un modo amplio encarna las forma en que ese aparato político cuyo principal objetivo es el poder y los negocios se instala en las diferentes coyunturas políticas y modas ideológicas. La desesperada tendencia a tratar de borrar los pasados (incluso el del propio Kirchner celebrando con inusitado entusiasmo el “genio” de Menem) es un ejercicio entendible en aquellos que quieren o necesitan creer, pero pienso que se trata de un camino sin salida cuando se trata de entender al peronismo. A mi entender ese es uno de los problemas más centrales de la política argentina desde hace dos décadas y pienso que, además de criticarlo, es preciso, antes, entenderlo, para evitar dejarse llevar por las corrientes tan seductoras como fantasiosas de las “ideologías”. La foto es, en efecto, una foto peronista. Gracias y saludos, CT.

    Responder
  4. Carlos, anónimo, gracias por los comentarios. Compartimos, Carlos la preocupación reflexiva que supone un actor como el peronismo. Independientemente del matiz que uno admita en términos políticos concretos e incluso más allá de lo que uno desaría, ocuparse de pensar la democracia argentina con el peronismo a cuestas es todo un problema prioritario.

    Responder
  5. Buenas Gabriel, feliz año a la comunidad quiltera
     
    Por fin volvieron tus posteos !
     
    Yo creo que la foto muestra simplemente 4 personas que estan alineadas con un proyecto politico mas alla de sus proveniencias
    A Boudou lo considero irreprochable en la medida que desplego una accion de gobierno en total coherencia con el proyecto politico oficial.
    Boudou apoyo las principales medidas economicas de este gobierno (AFJP, desendeudamiento, retenciones a la soja)  y otras que ojala sean votadas este año : participacion en las ganancias de los trabajadores, entidades financieras, reforma de la carta del banco central, etc.
    Le reconozco igualmente su vocacion polyclasista al postularse a la ciudad de la mano de una alianza con el sindicalismo.
     
    Alguien que apoye al gobierno no puede sino estar por demas satisfecho con su labor. 
    Lo que atañe a su vida privada me importa poco y nada : su mujer modelo, su proveniencia social, el color de sus calcetines o su peluquero favorito.
     
    Sobre Hebe de Bonafini, que se puede decir … simplemente que no creo que haya mucha mas gente en Argentina con mas autoridad moral que ella para hablar de DDHH. Si encuentran a alguno haganmelo saber.
     
    Hebe, Boudou, Gonzalez y Fatala comparten un mismo proyecto politico, un mismo relato y una misma epica ..  y eso le da toda la coherencia a la foto para quienes nos identificamos con este proyecto politico.
     
    Recuerdo un viejo posteo tuyo donde decias :
     
    « hay que generar esperanza social, hay que generar creencia en el futuro y hay que colaborar desde la política para que las personas sean felices … lo que realmente hace falta es la idea. Sin ideas no hay vida pública, porque las ideas son sueños.”
     
    El Kirchnerismo lo logro entre sus seguidores, urge que la oposicion haga lo propio entre los suyos. Si no lo consigue, no seria responsabilidad del Kirchnerismo.
    Tambien los oficialistas necesitamos que existan proyectos alternativos y que esos proyectos generen esperanza social.
     
    En estos dias lei un comentario (en el blog ABEL) que me parecio muy ilustrativo: 
     
    “Quisiera ver mas militantes del PRO en la calle, pintadas en las paredes que digan “Lilita, te bancamos”, gente con la remera de Duhalde y Chiche. Me asusta que los únicos que defendemos una posición política seamos los (peronistas) oficialistas”
     
    Por supuesto que haría extensivo esto a Alfonsin, Sanz, Aguad o Binner.
     

    Responder
  6. Felipe,

    En tu último comentario afirmás que los peronistas oficialistas son los únicos que defienden una postura política.

    Y luego hacés extensivo un juicio sobre Alfonsín, Sanz, Aguad o Binner, aunque no me quede claro, si estás afirmando que estos dirigentes no tienen apoyo militante genuino, o si sus militantes también bancan sus proyectos como lo harían los peronistas oficialistas.

    Responder
  7. Justo,
    efectivamente no fui claro.

    Me gustaria que hubiese mas militancia defendiendo las posturas de Alfonsin, Aguad, Binner, etc
    Me gustaria que hubiese orgullo de decir “yo apoyo a al PRO o al Frente Progresista o cualquier otro partido de oposicion”

    Responder
  8. Felipe, tu relato es tan pavorosamente cándido que estoy entre la risa y el llanto. Pero por ahi, en los pliegues decís algo que es tan cierto que rotula fuertemente mi condición opositora. Ya que vos me citás, yo te cito, decís…el oficialismo lo consiguió entre sus seguidores….relacionado con la generación de esperanzas. Y allí está el punto, ese esquema, el de generar adhesión entre los seguidores y clausurar allí la medición de la eséranza colectiva se parece más al autoritarismo que a la democracia. Mi ideal, y carezco de la ingenuidad de pensar que hay un proyecto que incluya universalmente la belleza y la justicia, es el de una política menos estridente, menos ampulosa, que preste atención a yodos y no sólo a sus seguidores y que escucha las razones de los demás. Diferencias, de matices, pero importantes al momento de pensar donde colocarse al momento de la discusión y la práctica política.

    Responder
  9. Gabriel

    “una politica … que preste atención a yodos y no sólo a sus seguidores y que escucha las razones de los demás”

    Es muy dificil (sino imposible) lo que pedis en la medida que no haya interlocutores validos del no kirchnerismo.

    Como se hace para interpretar a tan vasto y heterogeneo espectro social si en frente se tiene una constelacion de millones de libre pensadores.

    Y en esto no responsabilizo ni a Macri, ni a Alfonsin, Duhalde o Carrio.
    Responsabilizo directamente a sus votantes que les transladan una microscopica cuota de confianza y fidelidad.

    Yo no le pido a los votantes opositores que se vuelvan oficialistas. Solo les pido un minimo compromiso por quienes votaron.

    Me parece muy preocupante la fragilidad del apoyo que le dispensan a quienes fueron depositarios de su voto.

    Me asusta que nadie defienda con orgullo los proyectos politicos que encarnan Macri, Alfonsin u otros.
    De esa manera no tan solo debilitan a aquellos proyectos sino a la mismisima democracia.

    Responder
  10. Felipe, tu problema es de distancia. Acá está lleno de gente trabajando gustosamente en proyectos políticos que no son el Kirchnerismo. No vamos a pretender a estas alturs una sociedad de miltantes, Dios nos libre, pero hay mucha gente comprometiendo su tiempo, su esfuerzo y su inteligencia. No es bueno comprar la épica sencilla de lo nacional popular, viene con trampa.

    Responder
  11. Gabriel, independientemente de la interpretación a esta foto, lo que creo yo contundente es la fuerza de tus argumentos y de los hechos.
    Los referentes del kirchnerismo nos demuestran día a día que ellos no integran una verdadera alternativa progresista en la Ciudad, más que por una imagen, por sus mil palabras que lejos están de acompañar a los hechos de los que son autores.
    Saludos

    Responder
  12. Che, pero perdón. Cual es la alternativa progre en la ciudad? Silvana Giudice? Olevera? Estenssoro? Cual? Roy Cortina? El problema no son los nombres, estimados, el problema son los proyectos. Nosotros, los kirchneristas, tenemos un proyecto que lo ejecutan hombres que vienen de distintos sectores del espectro ideológico. Vos, en ese análisis (muy académico, por cierto) que proponés , dejás de lado lo real, para focalizarte en una foto. Gran descripción. A nosotros nos importa la película.

    Un abrazo

    Responder
  13. Que divertido!!! Iupi!!! Año de elecciones!!! Muchas fotos para analizar, muchas declaraciones que tergiversar, muchas relaciones que investigar, muchos discursos para interpretar, muchos debates para escuchar, muchas máscaras que quitar, muchas propuestas unimembres que ensalzar, en fin, mucha confusión en mi cabeza que tendré que desenredar.
    Desde un neuropsiquiatrico: Raulo

    Responder
  14. Mientras me bañaba en el neuro, me dí cuenta de que el versito pedorro que había resitado podía tener otro final. “¡blablabla! muchas cosas que terminan en ar, en fin, unas elecciones que ganar”. Ambos finales no son excluyentes, más bien se complementan.
    Lo que me gusta de este blog es que se critica las contradicciones y las formas que se presentan en un grupo de personas más o menos numeroso que se hace llamar kirchnerista. A veces se hace lo mismo con la opocisión. Sin embargo, sigo pensando que las cosas no se presentan de un modo claro. Por ejemplo, las ideas que se supone que tienen los diversos partidos políticos, ¿necesariamente se implican en términos de opocisión?. Porque, en el presente, la verdad es que cualquiera sea el partido que gane las elecciones, el resto será oposición (en el sentido de enfrentamiento) de una forma altamente determinista. Casi que estamos determinados (espero que sea inconscientemente) por las palabras. Porque evidentemente kirchnerismo es igual a kirchnerismo y no a radicalismo, por ejemplo. Pero eso, ¿significa que haya que hablar en términos de oposición?. ¿A quien beneficia ese corte? (por mi parte creo que sirve a la dinámica de los juegos de poder, cuyas expresiónes más notables son la actividad legislativa y los períodos electivos, ambas en una interrelación que tiene un solo fin, para bien o para mal, ocupar el gobierno). Son preguntas nada más respecto de un tema chiquito que podría, quizás, trasladarse a otras esferas como la del concepto de competitividad o “competencia perfecta” en economía. Que se yo. Raulo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s