Mala poesía y mala política

Cuando Pancho Romero me la envió, reforzándolo todo con un sonorísimo, …parece que la hubiera escrito para vos… yo trataba de escribir algo sobre un fragmento de la última nota de Antonio Muñoz Molina en Babelia. También pensaba, mientras preparaba un programa para un curso de Arte y Política en la Argentina, cuánto de arbitrariedad e injusticia hay en dejar fuera un texto (de Steiner) e incluir otro (también de Steiner) en su lugar. Nada nuevo, Borges eliminó por completo la posibilidad de escribir algo interesante sobre eso.

Pero Pancho me mandó esto y me obligó a unir los puntos del dibujo por su costado más débil. No es necesario perder un segundo en una valoración poética seria porque no hay nada de poesía en el tosco escrito del Secretario (¿) de Cultura de la patria. Lo único reconocible es que logró superar, en términos estéticos, lo esperpéntico de las escenas de Luca, su anterior aporte a la cultura universal, previo a hacerse cargo de la gestión pública.

En el bodoque, el Secretario Coscia celebra Cuba. Eso nos permite pensar que el Gobierno de quién es Secretario Coscia, también celebra Cuba. Y que también la celebran los intelectuales que apoyan al Gobierno. Y que la epifanía es compartida, como pocas otras cosas, por los intelectuales progres y de izquierda que están lejos del Gobierno pero que, indisimulablemente, alejan de toda reflexión crítica la cuestión cubana. Hay excepciones, como la de la profesora Claudia Hilb, pero son sólo eso, excepciones a una regla que parece de oro al momento de buscar el sencillo carnet de progresista.

Y se celebra a Cuba en un momento particular, de la isla y del mundo. Mientras Cuba vive un momento demoledoramente perverso en donde los espejismos de reforma se topan con una realidad de persecución, muerte y opresión que lastiman cualquier mirada humanística, el mundo mira lo que sucede en el oriente musulmán con una atención culposa, pero viva y expectante.

El sábado pasado, en Babelia, Suplemento cultural de El País, de Madrid, un potente Muñoz Molina se detiene a pensar sobre las manifestaciones egipcias y las multitudes en la Plaza Tahir. En un momento, y a favor de contextualizar y discutir posiciones acerca del pasado y del presente, describe cómo fue su experiencia personal en relación a la caída del muro de Berlín, ….

Por una casualidad de la vida me tocó ver en televisión las imágenes de la caída del muro de Berlín en una casa en la que estaban reunidos algunos escritores, editores y críticos de inclinación al parecer progresista. Miraban las imágenes de la gente abrazándose en Berlín como si asistieran lúgubremente a la transmisión de un entierro.”

Esa condición agria y trágica es la que sostiene la actitud de Coscia, del Gobierno y de una buena parte de los políticos e intelectuales en relación con la situación en Cuba. Llegará el momento de discutir seriamente si estar a favor de esta Cuba es progresista o reaccionario y conservador. Llegará un momento en donde la moralización exasperante, patrimonio paradojal del izquierdismo profesional, dejará de someternos tanto al vacío de la discusión política como a la mala literatura.

Anuncios

17 comentarios en “Mala poesía y mala política

  1. 1- Coscia es horrible escribiendo; yo tengo 3 años de escritor sin publicar nada pero soy muchísimo mejor.

    2- Defender a Cuba desde hace como 25 años es signo de ser un conservador de izquierda.

    Saludos

    Responder
  2. Gabriel,
    “Conservador”, “progresista” y “centro-izquierda” son representaciones poco compartidas entre las distintas tradiciones políticas.
    Evocarlas recurrentemente sin un mínimo acuerdo sobre lo que se entiende por cada una de ellas es como girar en vacio.
    Por ejemplo Mariano Grondona esta convencidísimo de ser liberal y de haber luchado desde décadas contra las “fuerzas conservadoras” que atrasan a la Nacion.
    ¿Que entenderá Mariano Grondana por liberalismo? Seguramente no lo mismo que vos, pero ambos están convencidos de su pertenencia liberal y no conservadora.
    Tal vez nos ayudaría a pensar mejor esas categorías, el poder desagregarlas. Yo sugeriría para empezar a ponerse de acuerdo sobre esas terminologías de diferenciar lo político, social, económico y lo cultural.
    Mariano Grondona será seguramente liberal en algunos campos y conservador en otros.
    Ademas de lo poco compartidas de estas representaciones, otro punto que a mi entender complica aun mas el mutuo entendimiento es el hecho de usar clivajes distintos para interpretar la realidad política o histórica.
    Para los populismos actualmente en el poder en latinoamerica, no son pertinentes los clivajes liberal-conservador ni izquierda-derecha.
    Yo creo efectivamente que el clivaje mas pertinente para nuestras Naciones perifericas es el doble clivaje (nacional-antinacional y popular-antipopular).

    En cuanto al poema de Coscia … me parece que le falta algo de rima

    Responder
  3. Felipe, me quedé pensando sobre lo último que dijiste, sobre tomar el clivaje nacional-antinacional y popular-antipopular para “nuestras naciones periféricas”. Considero que es complejo hacerlo así, porque a diferencia de izquierda-derecha o liberal-conservador (este último siendo un clivaje con el que se deben extremar los cuidados si se lo pretende utilizar para el caso argentino) que hacen referencia a determinados mundos de ideas dentro de algo que los contiene -el sistema político-, nacional y popular son dos categorías que ya están enmarcadas dentro de uno (y sólo uno) de los pensamientos. Porque hay que ser ingenuo o malvado para creer que sólo a los populismos les interesa la cuestión nacional o tienen una preocupación por lo popular. Y, corregime si me equivoco, pero en el clivaje por vos planteado parecieras atribuirle “lo nacional” y “lo popular” a los populismos y “lo antinacional” y “lo antipopular” a cualquier otro modo político. Si esto fuera así, entonces acto seguido concluiría que sólo alguien que se siente cómodo dentro del pensamiento populista puede utilizar el clivaje que vos proponés. Lo que me lleva directamente al punto siguiente: hay que definir qué es el liberalismo, como también hay que seguir definiendo –una y otras vez- qué es el populismo, porque “nacional” y “popular” no son palabras que quieran decir algo por sí solas. Propongo, en todo caso, utilizar el clivaje populismo-socialdemocracia, porque sino estamos jugando con un número de cartas limitadas, en un juego en el que sólo puede pensarse a la política a partir de una de las fuerzas existentes.

    Responder
  4. Está bien. No voy a ser yo quién discuta la polisemia que se habilita en las literaturas que usamos para contar la política, pero tampoco hay que exagerar. Concuerdo con Sabrina, pero me pongo menos exigente y digo. Es cierto que hay que redefinir todo, pero da la casualidad que en ese todo entra lo que cada comentarista quiere y excluye todo lo demás. Discutamos entonces a la justicia como valor, o a la belleza como bien. Parece mentira que un populista quiera correr a un liberal pragmatista con la vaina del relativismo. Una manzana es una manzana, porque hay acuerdo en que lo es y porque hay acuerdo en que no es un escritorio. La democracia es la democracia, el populismo es el populismo y está bien defender los porotos, lo que no se puede hacer es relativizarlo todo como si todo fuera lo mismo. Prefiero las manzanas a los escritorios, al menos, de postre.

    Responder
  5. Sabrina

    “…hay que ser ingenuo o malvado para creer que sólo a los populismos les interesa la cuestión nacional o tienen una preocupación por lo popular”

    totalmente de acuerdo con vos.
    El populismo puede llegar a ser profundamente anti nacional o anti popular.

    El populismo per se no tiene contenido ideologico, es tan solo una logica de construccion politica.
    El populismo es la articulacion de demandas insatisfechas (cadena de equivalencias) en torno a un significante vacio.

    Ejemplo Boliviano : El significante vacio “cocalero” articula las demandas insatisfechas de pueblos indigenas, movimientos que reclaman por mejorar la renta petrolera, otros que reclaman la no privatizacion del agua potable, otros opuestos a la represion policial, otros que reclaman por reforma agraria, etc, etc.

    Existen otros ejemplos de populismos de signo ideologico opuesto.
    En mi comentario hice la salvedad de referirme a aquellos populismos actualmente en el poder en latinoamerica (Vzla, Bolivia, Ecuador y Argentina) cuyas visiones ideologicas son convergentes.

    saludos

    Responder
  6. Me parace que no estamos entendiendo lo que es un clivaje…

    Claramente el populismo es un clivaje es términos psicoanalíticos: el fenómeno de disociación y discordancia propios del fetichismo, la psicosis y la perversión en general, que se traduce por la coexistencia, en el seno del yo, de dos actitudes contradictorias, una de las cuales consiste en negar la realidad (renegación), y la otra en aceptarla…

    Si hablamos de política, y creo que este es el caso, un clivaje sería un quiebre en la sociedad que se canaliza en el sistema político a trav{es de los partidos-votantes. (mas o menos, no me acuerdo la def exacta de lipset y rokkan) Les acepto de mala gana lo de nacional-internacional en latinoamerica (europeos vs americanos?¿) Pero un problema del sist politico al sist social no puede ser nunca un clivaje. Estan invirtiendo el orden muchachos.

    A mi siempre me gusto el interaccionismo simbólico, soy mas constructuvista:

    Soy popular, soy de boca y me gusta en el choripán con mucho chimi. Vivo en villa crespo. A dem{as fui al “colegio”, estudié en sociales, me volvi progre y k. Laburo en el estado. No pidan coherencia a una socialización discontinua. Hemos generado una cultura progre que va tomando nuevos matices a medida que pasan los años y el tema de cuba es uno de esos símbolos… por mas que no tenga nada que ver con la triste realidad.

    p.d.: El ser progre es un negocio, y uno muy bueno por cierto en la argentina k.
    p.d.2: Leo pagina 12 y compro la barcelona

    Responder
  7. Nunca dejarán de asombrarme algunas maneras de organizar las miradas sobre el mundo. Como acusa el progre de manual, no entiendo nada sobre los clivajes, ni me importa. Sólo sé que tipo de sociedad me gusta y prefiero un tipo de gobierno a otro. Me importa, eso si, las discusiones teóricas tradicionales, las que diferencian a un reformista de un conservador, las que distinguen entre un reaccionario y un liberal. Todo lo demás, lo escribe Forster en El Argentino (¿compra el argentino el progre de manual?) o Gonzalez en Página. Son discusiones de salon, para tomarse la temperatura espiritual después de haber escrito cosas bonitas sobre Menem o Rodriguez Saa. Puro humo, un gran libro de Cabrera Infante y una gran descripción del criollaje nac y pop.

    Responder
  8. Debo decir otra cosa, me llama bastante la atención que estemos discutiendo como si se tratara de una oposición académica y se pierdan de vista las dos cuestiones más fuertes que me interesaba plantear. En grado de importancia, la pésima poética del secretario de cultura de la patria y, especialmente, la cuestión cubana. Pero bueno, es como con la inflación, la seguridad o la distribución de la renta, llevamos la discusión a la terraza y, con un poco de suerte, todos terminan hablando nuestro interesado idioma.

    Responder
  9. En realidad mi comentario hacia referencia a la cuestion cubana, en terminos psicoanaliticos: fetichisamos tanto la experiencia cubana, que se ha vuelto un simbolo muy fuerte en la izq argentina. Actualmente se debate entre dos actitudes contradictorias. Negar la realidad y sostener aquella utopia, junto con aceptar la inegable realidad de que la isla se viene abajo. Conocen la realidad pero no pueden aceptarla. Negar a cuba seria socavar su propia identidad. Habra que crear nuevos simbolos…

    Responder
  10. La poética de Coscia: No leí todo el coso, no aguanté. “Che Cuba” jajaj. Pregunta: Gabriel, ¿usted editó la foto o la encontró en la web? En un primer momento no había visto la cara del Che, cuando la vi no pude contener la risa.

    La cuestión cubana: Que se yo. En perspectiva histórica se la podría defender como destruir. Depende de como se mire. Los ¿valores? que se quieran enfatizar. Si es que tal cosa es posible. Porque en términos absolutos creo que nadie se salva. Pero como dice en unos comentarios más arriba, prefiero otros países a Cuba. Como también prefiero contenidos+formas a la confrontación. Eso sí, creo que hay límites en ambas direcciones (sujeto a revisión).
    Raulo

    Responder
  11. Perdón, me olvidaba de algo. Por ahí estoy viendo fantasmas, sin embargo espero no haber caído en la bolsa de los relativistas. Lo digo por la similitud de estructura entre una frase que manifesté en la entrada anterior y la que me encontré en uno de estos comentarios. Antes: “Porque evidentemente kirchnerismo es igual a kirchnerismo y no a radicalismo”. Aquí: “Una manzana es una manzana (…). La democracia es la democracia, el populismo es el populismo (…)”.
    Para no escribir al pedo, como frecuentemente lo hago, únicamente voy a decir que el sentido de lo que expresé no era relativizar sino todo lo contrario.
    Raulo.

    Responder
  12. Progre de Manual,
     
    « …la inegable realidad de que la isla se viene abajo”
     
    Lo que se viene abajo es Centroamerica donde la única institución que se consolida es la Mara Salvatrucha.
    El golpe de Estado en Honduras da cuenta de la ficcion institucional producto de esas “democracias” al extremo formales.
    Mexico, Guatemala, El Salvador, etc … un coctel explosivo
    ·         Ausencia de Estado
    ·         Desnutricion
    ·         Analfabetismo
    ·         Delincuencia organizada (lo único organizado por esos lugares)
    ·         Librecomercio con USA en condiciones de desventaja
    ·         Represion de la protesta social
    ·         Asesinatos políticos
    ·         Racismo
    ·         …
     
    ,
    ¿Se imaginan si a esos países les hubiesen aplicado encima décadas de bloqueo para asfixiarle su economía? .. si tuviesen la persistente agresión de la principal potencia mundial ? … si no dispusiesen de recursos naturales como por ejemplo si dispone Mexico ?  
     
    En lo personal celebro que Cuba haya podido escaparle a ese destino macabro
     
    Haiti fue quien primero lo intento a fines del Siglo 18 estableciendo la primer Republica del subcontinente fundada en torno a valores como la igualdad, la libertad , la soberanía política y el desarrollo economico.
    Ya conocemos cual fue la aleccionadora y feroz reprimenda que le propinaron los imperios frances y norteamericano en las largas décadas que siguieron. Hoy Haiti es el país mas miserable del Hemisferio.
     
    Me va a perdonar, pero no voy a juzgar a Cuba con estándares helvéticos .

    Responder
  13. Concuerdo, no se puede criticar Cuba, como si fuera un objeto de laboratorio aislado, dejando por fuera historia y contexto.
    Insisto, no viviría en Cuba. Tampoco viviría en Estados Unidos. Un dilema mayor sería defender a Estados Unidos. Insisto, en su desarrollo histórico, teniendo en cuenta las relaciones internacionales y la política interna, ningún país se salva. La situación actual de los países no hay que buscarla 6, 7 u 8(cuac!) años atrás, viene de mucho antes.
    Para que no quede en una especie de victimización, eso no es una excusa sino más bien una advertencia. Basta de excusas y a laburar en serio. Admito que debe ser difícil cuando te presionan de afuera (podría ser uno de los límites) (sujeto a revisión).
    Raulo.

    Responder
  14. Eso sí, es preferible sacarse una foto con Obama, Sarkozy, Merkel y Berlusconi (con Berlusconi no tanto) antes que con Fidel Castro o ¿Evo Morales?.
    Misterios de la vida.
    Raulo.

    Responder
  15. Como diría Mariano: “Llego el momento de las conclusiones”. Hablar de tal o cual país como representante símbolo de tal o cual valor, ideal o lo que sea, no nos haría conservadores ni progresistas, sería como hablar en el aire, es una falacia, es inútil. Siguiendo a Weber, no hay fin que un Estado no haya perseguido (algo por el estilo). Asimismo, creo que no podemos juzgar los “valores” o “ideas” por su “éxito”. No soy comunista, pero porque tal sistema no haya funcionado, no quiere decir que haya que tirar todo el comunismo a la basura. Los valores no tienen éxito por si mismos.
    Por ahora paro acá.
    Raulo.

    Responder
  16. Sigo. El tema es si estar a favor de ésta Cuba (concreta, real, presente, hoy y ahora) es progre o conservador y reaccionario. Podría decirse que es conservador (sin el reaccionario). Reaccionario y conservador sería, por ejemplo, una postura similar respecto a Estados Unidos.
    Raulo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s