DIA:Beacon, la versión norteamericana de lo sublime

dia

Michael Heizer. “North, East, South, West”, 1967/2002. Weathering steel. © Michael Heizer. Foto: Tom Vinetz

Esta nota fue publicada en Revista Ñ el 18.02.2018 bajo otro título: Visita a Dia Beacon, arte de escala mayor

Noventa minutos de un hermoso viaje en tren remontando el río Hudson hacia el norte desde la Grand Central Station separan la isla de Manhattan de Beacon, un pueblo amigable, de casas de madera de dos pisos y calles que acompañan las ondulaciones de una leve colina verde pese al frío del invierno americano. Allí reside una de las experiencias más impactantes que se puede tener dentro del mundo del arte contemporáneo. Desde 2003 la Fundación DIA cuenta con un espacio de exposiciones de casi 23.000 metros cuadrados que se ha convertido en una referencia ineludible, al mismo tiempo que viene a discutir los puntos más íntimos de la nueva relación del arte con la contemporaneidad.

Pensar y llamar museo a DIA:Beacon no es del todo exacto. Las obras que se muestran han sido producidas a partir de los años sesenta y la exposición tiene, pese a su extensión, obra de muy pocos artistas. La política del espacio viene desde los inicios de las actividades de la fundación a mediados de los años setenta, en su primer emplazamiento en Chelsea y que se resumía en una frase: “Un artista por piso, cada año”. La única manera de hacer esto guardando el estándar de calidad y representación que se plantea la institución es la de presentar obras de gran tamaño y muchas veces generadas a modo de site-specific en donde los artistas trabajan pensando en el espacio de exhibición como un componente más de la creación artística.

Richard Serra. “Torqued Ellipse I”, 1996. Weatherproof steel. © Richard Serra/Artists Rights Society. Foto: Dirk Reinartz

Richard Serra. “Torqued Ellipse I”, 1996. Weatherproof steel. © Richard Serra/Artists Rights Society. Foto: Dirk Reinartz

 

Cuando el espectador entra a DIA:Beacon, una ex planta industrial de embalajes de golosinas, se ve inmediatamente sujeto a elegir. Al traspasar apenas un breve y oscuro pasillo, se abren dos enormes espacios habitualmente ocupados por Equal Area Series, la escultura de Walter de María, que en estos días cede su espacio a 360° I Ching / 64 Sculptures, otra instalación del mismo artista, compuesta por 470 bloques de madera laqueada en blanco, dispuestas sobre un fondo de paño rojo representando los 64 hexagramas del libro oracular chino. Como si se tratase de la tirada de un gigantesco Dios en busca de la verdad, la instalación propone una relación mágica y misteriosa en la que las diferentes formas compuestas por De María combinan la mística y la repetición para crear una atmósfera particular. La instalación es de 1981 y guarda, además, una historia bastante singular que le agrega un poco más de ingredientes simbólicos. La muestra se inauguró el 8 de julio de 1981 en el marco de una exposición importante de escultura minimalista organizada por el Centro Pompidou de París. A los pocos días, un visitante nocturno y furtivo ingresó al museo y destrozó la instalación hasta dejarla descalificada. El artista decidió levantar la exposición y mandar a restaurar los bloques dañados a Nueva York. Ya puestas en forma y vueltas a su idea original, las piezas volvieron a Francia y se organizó otra nueva exposición de abril a junio de 1982. I Ching, entonces, es una de las pocas muestras inauguradas dos veces en una misma locación y en un espacio reducido de tiempo.

Walter de María. “Red Truck, Square, Triangle, Circle” , 2011-2017. “Truck Trilogy”. Foto: Bill Jacobson Studio, New York.

Walter de María. “Red Truck, Square, Triangle, Circle” , 2011-2017. “Truck Trilogy”. Foto: Bill Jacobson Studio, New York.

 

Walter de María es uno de los artistas fundamentales de DIA y eso se refleja tanto en la presencia emblemática de sus intervenciones al inicio del recorrido como en las exposiciones no permanentes. Quienes visiten el museo en esta temporada pueden completar el cuadro del artista con otra obra que refuerza el tono experimental del autor. Organizada para conmemorar los 40 años de la realización de los primeros trabajos de De María bajo la tutela de la Fundación, la instalación “Truck Trilogy” dispone tres camiones Chevrolet clásicos mantenidos de forma original, a los que el artista colocó unas barras de acero pulido de forma tal que producen con los brillos propios de la pintura, e incluso con los haces de luz de las ventanas del museo, un juego lumínico y sensorial que nunca es idéntico a sí mismo. Esta obra, que fue terminada luego del fallecimiento de De María en 2013, guarda relación con una instalación anterior llamada “Bel Air trilogy” en la que el artista interviene un modelo clásico de Chevrolet con formas geométricas de metal, invocando una relación con la temporalidad, con los estilos y con las formas que fueron una marca y una continuidad en su trayectoria.

DIA:Beacon es un mundo entero que obliga al cronista a elegir y a ejercer la curaduría dentro del relato. En este descomunal territorio conviven en este momento, además del citado De María, obras de Louise Bourgeois, Dan Flavin, On Kawara, Sol LeWitt, Michael Heizer, Blinky Palermo, John Chamberlain y Gerhard Richter.

Si existe un artista que representa los interrogantes que un espacio como este propone al universo del arte contemporáneo, es Richard Serra. En su obra están todas las preguntas, todas las tentativas inesperadas y transitorias de responder sobre la improbabilidad de lo contemporáneo, en el arte, en la filosofía y en la experiencia política. La obra de Richard Serra le habla artísticamente al mundo como la de Peter Sloterdijk lo hace desde la filosofía. Que ambos se resuelvan entre esferas y elipsis, abandonando la rectitud de las líneas y los itinerarios sin vueltas. no debería sorprender a ningún lector, a ningún espectador. Si la experiencia Beacon de DIA es la demostración ostensible de las inquietudes generadas por el arte contemporáneo y su tensión vital frente al mundo, la obra de Serra también lo es.

Louise Bourgeois. “Crouching Spider”, 2003. © The Easton Foundation/Licensed by VAGA, N. York. Foto: Bill Jacobson Studio, New York.

Louise Bourgeois. “Crouching Spider”, 2003. © The Easton Foundation/Licensed by VAGA, N. York. Foto: Bill Jacobson Studio, New York.

 

En el entrepiso del museo, Serra está como encallado, como puesto allí por fuerza de algo no humano que quiere demostrar que la materia puede cortar el espacio para redibujarlo y hacer de él otra cosa. Las elipsis de Serra están más cómodas en Beacon que en otras locaciones importantes. Ni “La materia del tiempo” en el hermoso Guggenheim de Bilbao, ni las obras en los jardines del MOMA, recortando los edificios neoyorquinos con los ojos de los visitantes, logran la rotunda potencia de las “Torqued Ellipses” de Beacon.

La fuerza de estas obras, emplazadas en las zonas de carga y descarga de la vieja fábrica, parece quitarla de la dimensión temporal. Las esculturas de Serra son puro espacio y su monumentalidad (llegan a los 10 metros de altura en un perímetro de elipse que supera los 8 metros) desafía al ojo humano y solo permite una percepción real si se la recorre muscularmente. Caminando dentro o en derredor de las elipsis puede el espectador acceder a aquello que el mismo Serra considera lo más importante: la modificación de la percepción humana a medida que avanzamos sobre el espacio.

Gerhard Richter. “6 Gray Mirrors”, 2003. © Gerhard Richter. Foto: Bill Jacobson Studio, New York.

Gerhard Richter. “6 Gray Mirrors”, 2003. © Gerhard Richter. Foto: Bill Jacobson Studio, New York.

 

Como toda fuente del arte contemporáneo que merezca la pena, DIA:Beacon puede ser interpretado de distintas formas. Una de ellas es la claramente sensible. Dejarse llevar por la enorme potencia de lo mínimo y establecer un diálogo mental y corporal con lo que se ve. Un paseo sensorial por medio siglo de arte conceptual, que dialoga fluidamente con el visitante. Otra posibilidad es la del espectador informado. Hacer el recorrido por la extensión de las obras de Beacon con una serie de apuntes mentales que pregunten y repregunten incesantemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s