Los símbolos del populismo se despiden; llegan los del porvenir

3301173706_8f8708843d_b

Esta nota fue publicada parcialmente en la edición del diario Clarín del 28.11.2015

Para algunos, la política no es una cuestión de ideas. Se reduce a un trabajo práctico en el que le va mejor a los que entienden que su naturaleza es vil, agonal e insatisfactoria. Son los mismos que suelen pensar en que el pensamiento imaginativo sobre un escenario cualquiera no puede tener otro destino que convertirse en una banalidad sin consecuencias.

Reducir la política a esas dimensiones es, en el caso argentino, una concesión importante al populismo, casi una declaración de victoria. Al mismo tiempo, es faltar al reconocimiento acerca de la vigorosidad del sentimiento de cambio y del peso que este tuvo al momento de configurar electorados, tanto en primera como en segunda vuelta.

Ese cambio, proveniente de la ciudadanía y luego reinterpretado con eficacia por los políticos profesionales, proviene de una esfera  cultural que necesariamente pone en dudas esquemas analíticos y acercamientos conceptuales.El populismo pretendió anclar las visiones sobre lo político en el pasado, generando una simbología sacrificial, trágica y épica. La contestación que los electores corporizaron en el nuevo gobierno de Cambiemos va a necesitar la construcción de una serie de símbolos relacionados nítidamente con el porvenir.

La eficacia del próximo gobierno reside mucho más en esa capacidad que en la de la política como ejercicio conservador de negociación más o menos espuria.

Macri es el presidente que llega a ese lugar con la menor cantidad de promesas concretas y cuya generación de expectativas puntuales es particularmente baja. Nadie cree que Macri sea un estadista providencial que vaya a curar ningún mal de palabra, ni que venga a salvar a nadie. Afortunadamente, el próximo presidente y quienes integran Cambiemos se han mostrado como personas normales que hacen de la política su profesión y cuya mayor virtud es reconocer esta situación y generar equipos y lógicas decisionales para tratar de superar problemas.

La primera conferencia de prensa de Macri, coral y con participación de la prensa, marcó un primer síntoma de distinción. Ya no es la palabra única, sacralizada e inefable del viejo representante de la política. Ese solo cambio genera más interés que, por ejemplo, la capacidad para arreglar con los sindicatos.

La actitud de Carrió y de Sanz también refieren a otro marco analítico. Incluso con los problemas que pueden traer estas decisiones, son actos de personas normales, discutibles, pero nunca desde los criterios de una real politik que todo lo tiñe de oscuridad y pesadumbre.

Está claro que el gobierno de Cambiemos deberá afrontar decisiones difíciles y que deberá weberianamente ofrecer su alma al diablo, pero no asumir que aún estas cosas pueden hacerse desde un margen cultural y simbólico distinto es una debilidad intelectual que debería evitarse. A menos que se quiera pagar el precio de la rendición incondicional a favor de un destino de fatalidad histórica o de persistir en que la Argentina solo puede ser gobernada por monstruos.

Anuncios